miércoles, 25 de julio de 2018

El oso Goiat "no es peligroso para el hombre"


Ante las últimas declaraciones de responsables de la Generalitat sobre la posibilidad de retirar al oso Goiat de la naturaleza, la Liga para la Defensa del Patrimonio Natural - DEPANA, afirma que el animal "se muestra tímido y evita la presencia" de las personas, y apoya el protocolo impulsado por la Generalitat de Cataluña, con el que se pretenden reducir los ataques del oso a animales y tratar de reconducir su comportamiento, pero cuestiona la demagogia y falta de sensibilidad medioambiental del sindicato Unió de Gagesos.

El protocolo elaborado en el marco del proyecto Pyros Life ha logrado excelentes resultados hasta la fecha en la reducción de molestias y ataques a rebaños o colmenas, gracias a la colaboración de la mayoría de los ganaderos de las zonas frecuentadas por osos en el Pirineo catalán.

Lee la noticia publicada en el diario 20 Minutos


martes, 17 de julio de 2018

Cataluña se plantea retirar al oso Goiat


El consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalit de Cataluña, Damià Calvet, ha anunciado recientemente a representantes del sector ganadero del Pirineo catalán la propuesta del Ejecutivo autonómico de que el oso «Goiat» sea «capturado y trasladado», tras haber perpetrado, al menos, una quincena de ataques a ganado en la zona desde abril.

https://www.abc.es/natural/biodiversidad/abci-voracidad-goiat-15-ataques-ganado-pirineo-catalan-desde-abril-201807171414_noticia.html

domingo, 15 de julio de 2018

El Parc Natural de l'Alt Pirineu (Lleida) amplía sus límites

El Parc Natural del Alt Pirineu ha ampliado sus límites geográficos cerca de 9.500 hectáreas, en el marco de una actuación en el que se han incluido sectores de alto interés natural y paisajístico que habían quedado excluidos en el proceso de creación del parque, el año 2003.

jueves, 31 de mayo de 2018

¿Por qué el oso pardo está en peligro de extinción?

El oso pardo o Ursus arctos es el mamífero terrestre más grande del continente europeo. En la actualidad se encuentra entre las especies más amenazadas del planeta a pesar de que se trata de un animal que cuenta con numerosos núcleos de población. 


Un artículo de Enrique Arriols en Ecología Verde explica por qué el oso pardo está en peligro de extinción y qué medidas se deberían implementar con urgencia para evitar su total desaparición.

jueves, 5 de enero de 2017

Cataluña impulsa un nuevo proyecto en Pirineos


Pyros-LIFE es el nombre de una nueva iniciativa, financiada con fondos europeos, que pretende consolidad el futuro del oso pardo en el Pirineo central-oriental mediante acciones sobre el terreno que incluyen medidas de apoyo a la ganadería para reducir los ataques y la suelta de un oso que impida el deterioro genético.

Consulta la web del proyecto Pyros LIFE

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Fondo Natural defiende a los ganaderos de las zonas oseras

En una reciente visita de campo con ganaderos del Pirineo con presencia de oso pardo, el presidente de Fondo Natural ha podido constatar la desidia y falta de apoyos del Gobierno de Aragón a estos profesionales.

Al habitual retraso (más de un año) en el pago de los daños ocasionados por los escasos ataques de oso a sus rebaños, hay que añadir ahora la falta de ayudas para la contratación de pastores, compra de mastines y cercados eléctricos u otros medios necesarios para el desempeño de su labor.

Fondo Natural ha solicitado al consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad un compromiso efectivo que permita armonizar esta actividad tradicional con la presencia del oso pardo, agilizando los pagos pendientes y manteniendo al menos las ayudas destinadas a los ganaderos directamente afectados.

Un buen ejemplo de la situación que se vive en estas zonas es la falta de alojamientos dignos para los pastores contratados por los pastores durante su estancia en puertos de montaña, una medida imprescindible para garantizar un buen manejo y cuidado de los animales. Mientras que en la vertiente francesa se han acondicionado numerosas "estivas" que permiten al ganadero permanecer con su familia todo el verano junto a sus rebaños en unas condiciones confortables, en la vertiente aragonesa los refugios son minusculos o inexistentes, obligando incluso a refugiarse en una tienda de campaña como es el caso del puerto de las Aras, en el macizo del Turbón.

La ganadería extensiva cumple en estas zonas un papel insustituible como herramienta para la conservación de la biodiversidad y de los paisajes, la prevención de incendios y el mantenimiento de la población rural, pero su mantenimiento exige un tratamiento diferenciado ya que las áreas de alta montaña imponen unas condiciones muy duras que dificultan enormemente su viabilidad.

Fondo Natural defiende la aprobación de una Ley española de Ganadería de Alta Montaña que garantice su mantenimiento, así como un Plan de recuperación del oso pardo en Aragón que asegure una población viable de oso pardo en la comunidad autónoma, creando un marco legal que ampare todas las acciones de seguimiento, compensación de daños, medidas de apoyo a la ganadería, fomento del ecoturismo y un desarrollo rural comprometido con la conservación de la biodiversidad, evitando las acciones discrecionales del ejecutivo, guiadas frecuentemente por la presión mediática o mero oportunismo político.

Actualmente en Aragón solo hay presencia permanente de una osa "Sarousse" en la Ribagorza y ocasionales visitas del macho Neré en el valle de Ansó.  En el Pirineo Occidental sólo sobreviven dos machos por lo que están abocados a su desaparición si no se libera en esta zona una o dos hembras reproductoras.  Mientras tanto, el programa de liberación de osos en el Pirineo central procedentes de Eslovenia, iniciada por Francia hace dos décadas, ha permitido alcanzar una población de 30 ejemplares que progresa lenta pero exitosamente por un extenso territorio entre Francia, Valle de Arán y la Alta Ribagorza de Cataluña.

Síguenos y apoya nuestros proyectos

Más información relacionada



miércoles, 10 de agosto de 2016

Detectado un oso en Navarra tras un año sin rastros

Guardas forestales del Gobierno de Navarra han detectado estos últimos días la presencia de un oso pardo en las inmediaciones de Garde, en el Valle de Roncal. Puede tratarse del macho “Neré”, que anteriormente ya había realizado varias incursiones en la Comunidad foral, y que habitualmente frecuenta los valles franceses de Aspe y Ossau.

​Imagen captada el pasado sábado mediante cámaras de fototrampeo

Las cámaras de fototrampeo de los guardas captaron al oso en tres fotografías tomadas a última hora del 6 de agosto. De momento, se ha registrado un ataque a un mardano (oveja macho) en Garde, y es probable que la muerte de otros dos animales esté también relacionada con la presencia de “Neré”. El Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local tramitará los correspondientes expedientes de indemnización de daños por ataque de ganado -300 euros por ataque en zona de afección del oso-, a lo que se añadirá el valor del ganado afectado, según el precio oficial establecido en el baremo del Gobierno de Navarra . En este sentido, cabe indicar que es el primer rastro de plantígrado que se detecta este año, mientras que el pasado 2015 no hubo rastros ni ataques a animales.

“Neré”, nacido en el Pirineo central en 1997, desciende de la osa eslovena “Melba”, reintroducida en esta cordillera en 1996. “Neré” se desplazó hasta el Pirineo occidental, donde se instaló hacia el año 2000.

Actuaciones

La población de oso pardo en el Pirineo occidental está en una situación muy crítica, ya que únicamente quedan dos ejemplares, los machos “Neré” y “Canelito”. Sin embargo, en elPirineo central sigue aumentando la población con, al menos, 40 ejemplares

Navarra realiza un seguimiento de oso pardo coordinado con Francia y Aragón, y se registran todos los avistamientos, ataques, rastros, etc. También se hacen análisis genéticos cuando se recogen pelos o excrementos, y se trabaja con fototrampeo.

Además, está en marcha la vigilancia de los rebaños en la zona más afectada por ataques, en los altos de Garde-Urzainki-Ezkaurre. Para ello, se ha contratado a una empresa local, financiada por el Gobierno de Navarra con la colaboración de la Junta del Valle de Roncal. Esta vigilancia se activa cuando se detecta la presencia del oso, y su función principal es permanecer cerca de los rebaños por la noche para disuadir al oso de atacarlos.

El Gobierno de Navarra apoya la conservación del oso pirenaico dentro de una estrategia común a toda la cordillera, lo que requiere la colaboración entre comunidades autónomas limítrofes y departamentos franceses. Las medidas que se adopten, deben contar con un respaldo social de las comunidades locales, especialmente el sector ganadero. En concreto, las decisiones al respecto deben ir precedidas de una labor de formación, información y participación con las comunidades locales, no sólo navarras, dado que los animales que pudieran soltarse en la naturaleza han de vivir en un ámbito que afecta a Navarra, Aragón y al departamento francés de Pirineos Atlánticos, sin descartar desplazamientos a lo largo de la cadena pirenaica a otros territorios.

La presencia del oso se ha demostrado un atractivo para el turismo de naturaleza, con un impacto económico directo en las zonas de montaña de Asturias y Cataluña. En estas regiones se está demostrando que cohabitación del plantígrado y la actividad económica de montaña es posible. En esta línea están trabajando proyectos como Pyros Life en Cataluña y Valle de Arán.

Especie milenaria en Navarra

El oso pardo es una especie que ha estado presente en Navarra desde hace miles de años, como lo atestiguan los restos fósiles o referencias históricas de la caza. Debido a la presión humana, su población sufrió una gran regresión, y a mediados del siglo XX era una especie rara y con una población fragmentada en los Pirineos.

En 1970, la población pirenaica se distribuía en tres núcleos, el más importante el occidental (Aspe y Ossau), donde quedaban unos 35 osos, de los que algunos frecuentaban territorio navarro. En 1977 se vio en Garde a una osa con su cría, por lo que todavía había reproducción en la zona.

Ya en los años 80 del pasado siglo pasado la población era muy escasa y apenas había reproducción en todo el pirineo occidental. La caza furtiva causó un efecto negativo, y la especie entró en una situación crítica a partir de 1990. Por ello, en 1996 el Gobierno de Navarra aprobó el Plan de recuperación del oso pardo en la Comunidad Foral, aunque todavía había visitas esporádicas. A partir de 1998, un oso conocido con el nombre de “Camille” se instaló en Roncal, y causó numerosos daños al ganado hasta diciembre de 2009. Desde entonces, la presencia de plantígrados en Navarra ha sido esporádica.