miércoles, 7 de septiembre de 2016

Fondo Natural defiende a los ganaderos de las zonas oseras

En una reciente visita de campo con ganaderos del Pirineo con presencia de oso pardo, el presidente de Fondo Natural ha podido constatar la desidia y falta de apoyos del Gobierno de Aragón a estos profesionales.

Al habitual retraso (más de un año) en el pago de los daños ocasionados por los escasos ataques de oso a sus rebaños, hay que añadir ahora la falta de ayudas para la contratación de pastores, compra de mastines y cercados eléctricos u otros medios necesarios para el desempeño de su labor.

Fondo Natural ha solicitado al consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad un compromiso efectivo que permita armonizar esta actividad tradicional con la presencia del oso pardo, agilizando los pagos pendientes y manteniendo al menos las ayudas destinadas a los ganaderos directamente afectados.

Un buen ejemplo de la situación que se vive en estas zonas es la falta de alojamientos dignos para los pastores contratados por los pastores durante su estancia en puertos de montaña, una medida imprescindible para garantizar un buen manejo y cuidado de los animales. Mientras que en la vertiente francesa se han acondicionado numerosas "estivas" que permiten al ganadero permanecer con su familia todo el verano junto a sus rebaños en unas condiciones confortables, en la vertiente aragonesa los refugios son minusculos o inexistentes, obligando incluso a refugiarse en una tienda de campaña como es el caso del puerto de las Aras, en el macizo del Turbón.

La ganadería extensiva cumple en estas zonas un papel insustituible como herramienta para la conservación de la biodiversidad y de los paisajes, la prevención de incendios y el mantenimiento de la población rural, pero su mantenimiento exige un tratamiento diferenciado ya que las áreas de alta montaña imponen unas condiciones muy duras que dificultan enormemente su viabilidad.

Fondo Natural defiende la aprobación de una Ley española de Ganadería de Alta Montaña que garantice su mantenimiento, así como un Plan de recuperación del oso pardo en Aragón que asegure una población viable de oso pardo en la comunidad autónoma, creando un marco legal que ampare todas las acciones de seguimiento, compensación de daños, medidas de apoyo a la ganadería, fomento del ecoturismo y un desarrollo rural comprometido con la conservación de la biodiversidad, evitando las acciones discrecionales del ejecutivo, guiadas frecuentemente por la presión mediática o mero oportunismo político.

Actualmente en Aragón solo hay presencia permanente de una osa "Sarousse" en la Ribagorza y ocasionales visitas del macho Neré en el valle de Ansó.  En el Pirineo Occidental sólo sobreviven dos machos por lo que están abocados a su desaparición si no se libera en esta zona una o dos hembras reproductoras.  Mientras tanto, el programa de liberación de osos en el Pirineo central procedentes de Eslovenia, iniciada por Francia hace dos décadas, ha permitido alcanzar una población de 30 ejemplares que progresa lenta pero exitosamente por un extenso territorio entre Francia, Valle de Arán y la Alta Ribagorza de Cataluña.

Síguenos y apoya nuestros proyectos

Más información relacionada



miércoles, 10 de agosto de 2016

Detectado un oso en Navarra tras un año sin rastros

Guardas forestales del Gobierno de Navarra han detectado estos últimos días la presencia de un oso pardo en las inmediaciones de Garde, en el Valle de Roncal. Puede tratarse del macho “Neré”, que anteriormente ya había realizado varias incursiones en la Comunidad foral, y que habitualmente frecuenta los valles franceses de Aspe y Ossau.

​Imagen captada el pasado sábado mediante cámaras de fototrampeo

Las cámaras de fototrampeo de los guardas captaron al oso en tres fotografías tomadas a última hora del 6 de agosto. De momento, se ha registrado un ataque a un mardano (oveja macho) en Garde, y es probable que la muerte de otros dos animales esté también relacionada con la presencia de “Neré”. El Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local tramitará los correspondientes expedientes de indemnización de daños por ataque de ganado -300 euros por ataque en zona de afección del oso-, a lo que se añadirá el valor del ganado afectado, según el precio oficial establecido en el baremo del Gobierno de Navarra . En este sentido, cabe indicar que es el primer rastro de plantígrado que se detecta este año, mientras que el pasado 2015 no hubo rastros ni ataques a animales.

“Neré”, nacido en el Pirineo central en 1997, desciende de la osa eslovena “Melba”, reintroducida en esta cordillera en 1996. “Neré” se desplazó hasta el Pirineo occidental, donde se instaló hacia el año 2000.

Actuaciones

La población de oso pardo en el Pirineo occidental está en una situación muy crítica, ya que únicamente quedan dos ejemplares, los machos “Neré” y “Canelito”. Sin embargo, en elPirineo central sigue aumentando la población con, al menos, 40 ejemplares

Navarra realiza un seguimiento de oso pardo coordinado con Francia y Aragón, y se registran todos los avistamientos, ataques, rastros, etc. También se hacen análisis genéticos cuando se recogen pelos o excrementos, y se trabaja con fototrampeo.

Además, está en marcha la vigilancia de los rebaños en la zona más afectada por ataques, en los altos de Garde-Urzainki-Ezkaurre. Para ello, se ha contratado a una empresa local, financiada por el Gobierno de Navarra con la colaboración de la Junta del Valle de Roncal. Esta vigilancia se activa cuando se detecta la presencia del oso, y su función principal es permanecer cerca de los rebaños por la noche para disuadir al oso de atacarlos.

El Gobierno de Navarra apoya la conservación del oso pirenaico dentro de una estrategia común a toda la cordillera, lo que requiere la colaboración entre comunidades autónomas limítrofes y departamentos franceses. Las medidas que se adopten, deben contar con un respaldo social de las comunidades locales, especialmente el sector ganadero. En concreto, las decisiones al respecto deben ir precedidas de una labor de formación, información y participación con las comunidades locales, no sólo navarras, dado que los animales que pudieran soltarse en la naturaleza han de vivir en un ámbito que afecta a Navarra, Aragón y al departamento francés de Pirineos Atlánticos, sin descartar desplazamientos a lo largo de la cadena pirenaica a otros territorios.

La presencia del oso se ha demostrado un atractivo para el turismo de naturaleza, con un impacto económico directo en las zonas de montaña de Asturias y Cataluña. En estas regiones se está demostrando que cohabitación del plantígrado y la actividad económica de montaña es posible. En esta línea están trabajando proyectos como Pyros Life en Cataluña y Valle de Arán.

Especie milenaria en Navarra

El oso pardo es una especie que ha estado presente en Navarra desde hace miles de años, como lo atestiguan los restos fósiles o referencias históricas de la caza. Debido a la presión humana, su población sufrió una gran regresión, y a mediados del siglo XX era una especie rara y con una población fragmentada en los Pirineos.

En 1970, la población pirenaica se distribuía en tres núcleos, el más importante el occidental (Aspe y Ossau), donde quedaban unos 35 osos, de los que algunos frecuentaban territorio navarro. En 1977 se vio en Garde a una osa con su cría, por lo que todavía había reproducción en la zona.

Ya en los años 80 del pasado siglo pasado la población era muy escasa y apenas había reproducción en todo el pirineo occidental. La caza furtiva causó un efecto negativo, y la especie entró en una situación crítica a partir de 1990. Por ello, en 1996 el Gobierno de Navarra aprobó el Plan de recuperación del oso pardo en la Comunidad Foral, aunque todavía había visitas esporádicas. A partir de 1998, un oso conocido con el nombre de “Camille” se instaló en Roncal, y causó numerosos daños al ganado hasta diciembre de 2009. Desde entonces, la presencia de plantígrados en Navarra ha sido esporádica.

sábado, 23 de julio de 2016

Asturias apuesta por el ecoturismo con la ayuda del oso

La Senda del Oso es una pista peatonal y cicloturista que atraviesa los concejos de Quirós, Santo Adriano, Proaza y Teverga. Estos cuatro concejos componen la denominada comarca de Los Valles del Oso, por ser refugio de una de las últimas poblaciones de Oso Pardo Cantábrico, una de las tres especies de oso pardo que hay en Europa.

Discurre sobre una antigua vía de ferrocarril minero, lo que hace que toda la Senda del Oso sea de baja dificultad y con apenas desnivel. Está bien señalizada y cuenta con un firme bien acondicionado y protegido por vallas de madera, así como con varias áreas de descanso y recreo con diversos paneles informativos sobre el trayecto.

Uno de los puntos de interés por los que discurre la Senda del Oso es el "Cercado de los Osos". Se trata de una superficie de monte de más de cuatro hectáreas totalmente cercada con vallas protectoras que permiten vivir a sus anchas y en semilibertad a sus dos protagonistas: las osas Paca y Tola.

Paca y Tola son dos hermanas que poco a poco se han ido convirtiendo en las mimadas anfitrionas de los Valles de Oso así como en el símbolo de protección de la naturaleza asturiana.

sábado, 2 de julio de 2016

La Generalitat de Cataluña pagará los daños del oso en cinco días

La medida busca favorecer la coexistencia de la fauna salvaje protegida con las actividades económicas del territorio

Se está apoyando a ganaderos y propietarios de rebaños en régimen extensivo de montaña para que los agrupen para protegerlos y vigilarlos cuando pacen en zonas con presencia de oso pardo



La Generalitat ha contratado una póliza de seguro que permitirá satisfacer a los ganaderos de forma inmediata las indemnizaciones por los daños causados por el buitre común, el oso pardo y el lobo a la ganadería. De este modo, los ganaderos no tendrán que asegurar su ganado por los daños provocados por la fauna salvaje protegida y se les garantizará la máxima celeridad en los pagos. La póliza es efectiva desde el día 8 de junio.

La tramitación de los expedientes seguirá el procedimiento establecido hasta ahora en el Decreto 176/2007 y la Orden AAM/147/2014. Una vez resueltos con carácter favorable y con la cantidad a indemnizar por parte de la Generalitat, la correduría de seguros contactará con los interesados para hacer efectiva la indemnización en un plazo máximo de cinco días. La medida busca favorecer la coexistencia de la fauna salvaje protegida con las actividades económicas del territorio.

A través del programa Piroslife, de consolidación del oso pardo en los Pirineos centrales, se están realizando diferentes acciones para la prevención de ataques sobre rebaños y colmenas. Además del pago de los daños ocasionados, se está apoyando a ganaderos y propietarios de rebaños en régimen extensivo de montaña para que los agrupen como medida efectiva de protección y de vigilancia cuando pacen en zonas con presencia de oso pardo.

Se han contratado pastores y ayudantes de pastores de ovejas y cabras, vacas y asnos para controlar y supervisar los animales en montaña y también se lleva a cabo la colocación, el control y el mantenimiento de cercados eléctricos instalados para proteger las colmenas de explotaciones apícolas contra posibles predaciones.

El oso pardo, elemento de recuperación de la biodiversidad

La semana pasada empezaron los agrupamientos de rebaños de ovino en las cabeceras de la Vall d’Àneu, la Vall de Cardós y la Vall Ferrera (Pallars Sobirà), dentro del Parque Natural del Alt Pirineu. Este año se llevarán a cabo tres agrupamientos, de los cuales 3.000 provienen del Pallars Sobirà y unos 1.500 de Aran.

Estas medidas están dirigidas a la conservación del oso pardo como elemento de recuperación de la biodiversidad, pero también como elemento dinamizador, haciendo efectiva la coexistencia con los habitantes del territorio, apoyándolos para compatibilizar sus actividades con la presencia del plantígrado

viernes, 1 de julio de 2016

El oso Goiat prefiere viajar que aparearse

El macho liberado por la Generalitat de Cataluña en el Pallars ha sido avistado en Francia

Goiat, el oso esloveno al que se ha encomendado la difícil tarea de poner fin al monopolio sexual de Pyros en el Pirineo, está por otras labores. La vena viajera le tienta más que la misión de buscar hembras para aparearse. Así que antes de entrar en materia parece haberse tomado su tiempo para explorar el territorio de su nuevo hábitat.

El Pallars Sobirà, comarca en la que fue liberado a primeros de junio, se le quedó enseguida pequeño. Goiat no llevaba ni una semana en esa zona (la liberación se hizo en Bonabé) cuando decidió explorar otros bosques. Emprendió una marcha que le llevó hasta Naut Aran, pasó unos días muy cerca de la frontera francesa, y continuó con su recorrido hasta llegar al Baish Aran.

Goiat pasó –sus movimientos son seguidos gracias a un dispositivo GPS adosado a un collar– por la zona donde suele habitar Pyros. Aunque no hay constancia de que ambos machos se hayan visto las caras. Ese encuentro no sería del agrado de los técnicos que hacen el seguimiento de la colonia de osos que habita el Pirineo, dado el carácter dominante de Pyros.

Se cree que la madera de líder del viejo oso, padre, abuelo y bisabuelo de prácticamente todos los ejemplares nacidos en esa cordillera en los últimos veinte años, podría haber influido en la huida hace unos años a Aragón y Navarra de Nere y Canelito, dos machos (padre e hijo) que no están emparentados con Pyros. Ambos eran, por lo tanto, candidatos perfectos para regenerar la sangre de la colonia de osos del Pirineo, pero los dos machos han fijado su residencia en una zona don-
de no hay ninguna hembra y muy lejos de los dominios de Pyros.

Goiat sólo estuvo, sin embargo, unos días en el territorio de este viejo oso (27 años) y su vena viajera le ha llevado hasta Francia. Los últimos datos obtenidos del dispositivo de localización que lleva le sitúan, informa el Conselh Generau d’Aran, en la zona de Luchon. Y también hay testimonios de personas que aseguran haber visto hace pocos días al joven ejemplar esloveno muy cerca de núcleos urbanos. Un vecino de Cazaux-Layrisse, en el sur del Alto Garona, afirma que desde su jardín vio al oso paseando tranquilamente por las praderas que rodean esa localidad francesa. Dijo que estaba tan cerca que pudo ver el collar que lleva. Horas después los responsables del programa de seguimiento de los osos en Francia confirmaban que el animal avistado por ese testigo era Goiat.

El candidato a sucesor de Pyros se ha alejado, por lo tanto, de las zonas donde están las osas con las que se confía se aparee estas semanas, coincidiendo con la época de celo de las hembras. Y esto no deja de trastocar los planes de los técnicos que planificaron la liberación. El hecho de que Goiat fuese soltado en el Sobirà no es casual. En esa comarca la oposición al plan de reintroducción del oso en los Pirineos es menor que en Val d’Aran y que en Francia, donde las protestas de los ganaderos son mucho más sonoras que en la parte catalana. Además, en el Pallars Goiat tenía cerca hembras como Caramelles, Plume, Caramellita o Boavi, que suelen moverse por esa comarca. De momento no parece que el macho esloveno haya tenido tiempo de aparearse con alguna de esas osas. Ni tampoco, por lo fugaz de su visita a Aran, con Hvala, Bambou, Nheu, Bonabé o Fadeta, que se mueven por esa área.

La esperanza es que en su recorrido por el Alto Garona se tope con alguna de estas hembras, que suelen hacer también incursiones a Francia. Y el temor es que Goiat pueda encontrarse, en el país vecino, con enemigos humanos que no dudan, como ya han demostrado, en echar mano a la escopeta para mantener sus bosques libres de osos.

Alarma por posibles matanzas de crías

La liberación de Goiat aumenta la posibilidad de matanzas de crías en la colonia de osos de los Pirineos. Es lo que afirma un completo estudio de la Conselleria de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat, que señala que la presencia de un nuevo macho incrementa el riesgo de que Goiat mate oseznos para aparearse con las madres. Es una conducta habitual en esta especie, cuyos machos sólo dejan con vida la cría de una osa si identifican que puede ser hija suya. Esa posibilidad queda descartada en el caso de Goiat, que acaba de desembarcar en los Pirineos. Sin embargo, el estudio concluye que tal conducta se puede asumir en el caso de que Goiat consiga dejar preñada a una o más osas. Con eso la herencia genética de los ejemplares de la colonia se diversificaría. Entre los osos del Pirineo catalán, sin embargo, hay pocos casos constatados de estas matanzas en los últimos veinte años.

martes, 14 de junio de 2016

Neré y Canelito, los últimos osos del Pirineo occidental



Tras la desaparición de las osas Fraska y Canelle, a manos de furtivos o en accidente de caza en la vertiente francesa de la Cordillera, la supervivencia de esta especie en el Pirineo occidental depende completamente de que los gobiernos de Francia y España cumplan con sus obligaciones legales y morales, y ejecuten un programa de reforzamiento poblacional con la suelta de una o dos hembras reproductoras procedentes de algún país de Europa meridional con osos pardos.

A falta de voluntad, iniciativa o competencia del gobierno español, todas las regiones o comunidades autónomas pirenaicas, especialmente Aragón, están obligadas a aprobar planes de recuperación de la especie,  un requisito legal que garantizaría que las actuaciones del ejecutivo cuenten con un marco normativo claro de referencia para todos los actores involucrados, con criterios científicos, legales y técnicos contrastados y evaluables, con el respaldo presupuestario que sea preciso para lograr los objetivos establecidos, sin olvidar que la prioridad es asegurar el mantenimiento o recuperación de una población viable en la cordillera pirenaica: 
  • programas de seguimiento de la especie, 
  • persecución del furtivismo,
  • indemnización ágil a los ganaderos afectados por ataque directo a sus rebaños o colmenas, 
  • incentivos a las buenas prácticas que garanticen una cohabitación sin daños, 
  • mejora de hábitats para asegurar su calidad como refugio y fuente de alimentos 
  • valorización de los recursos y actividades económicas del territorio osero, etc.
¿Qué podemos hacer?

  • Apoya con tu firma una petición al gobierno para que active urgentemente un programa de reforzamiento poblacional, con la liberación de dos hembras en el Pirineo occidental. FIRMA
  • Unete a Fondo Natural y apoya acciones directas de apoyo a los ganaderos comprometidos con la conservación, el turismo que respeta el oso y mejora su hábitat. HAZ TU DONATIVO
  • Participa en actividades de voluntariado y ecorutas para conocer y proteger el hábitat del oso y la ganadería extensiva en el Pirineo. VOLUNTARIADO
  • Ayúdanos a promocionar nuestro trabajo, organizando talleres, mesas informativas y actividades educativas, difusión en redes sociales, etc.
  • Compra productos artesanos directamente vinculados con la ganadería y las actividades tradicionales en las zonas oseras del Pirineo: miel, queso, lana, embutido, pastas, etc.


Crónica de una muerte anunciada ?

Mientras que las poblaciones oseras de la Cordillera Cantábrica, y del Pirineo Oriental (resultado de las reintroducciones de los años 90) han evolucionado muy positivamente, sin duda como resultado del buen trabajo realizado sobre el terreno por organizaciones como el Fapas y los gobiernos del Principado de Asturias, Francia y de la Generalitat de Cataluña, la gestión del oso  pardo en el Pirineo occidental por los gobiernos de Navarra y Aragón han resultado un fracaso rotundo, ha costado más de cinco millones de euros malgastados y no ha logrado ni un solo avance en la recuperación efectiva de la especie,  ni siquiera para frenar su declive.
  • En 2004 muere Canelle, la ultima osa autóctona pirenaica, por disparos de un cazador francés en una batida ilegal en el valle de Aspe, cerca del tunel de Somport.
  • En 2006 Francia libera, como medida compensatoria, las osas Fraska y Paluma.
  • En 2006 muere Paluma despeñada, en circunstancias no aclaradas.
  • En 2007 muere Fraska atropellada en Francia por un coche tras el acoso de cazadores
  • En 2010 muere Camille, el ultimo oso autoctono del Pirineo occidental


Desde 2010 sólo dos osos machos sobreviven en esta zona del Pirineo, deambulando ocasionalmente en la vertiente Navarra y Aragonesa, entre los valles de Roncal-Isaba y Ansó, Hecho, aunque la mayor parte del tiempo permanecen en la parte francesa, en el Alto Bearn.

Ultimamente apenas cruzan la frontera, en todo el año 2015 no se han localizado rastros de su presencia en el Pirineo español.
  • Neré es hijo de Pyros y otra osa, ambos de origen esloveno.


Canelito es hijo de la osa pirenaica Canelle y posiblemente de Neré, descendiente del esloveno Pyros. Sobrevivió milagrosamente a la muerte de su madre, con sólo un año de vida.


miércoles, 8 de junio de 2016

Cataluña libera un nuevo oso esloveno en el Pirineo para combatir la endogamia de Pyros

Lleida, 7 jun (EFE).- El equipo técnico del proyecto Piroslife liberó anoche con éxito en el Parque Natural del Alt Pirineu (Lleida) un nuevo oso pardo procedente de la Reserva de Caza de Jelen, en Eslovenia.


Proyecto Pyros Life

La introducción de este nuevo plantígrado tiene como objetivo romper el monopolio reproductor del macho Pyros, un ejemplar también llegado de Eslovenia en 1997 que es el padre, el abuelo o el bisabuelo de casi todos los osos del Pirineo catalán, y evitar así los efectos que esto puede llegar a tener en el vigor reproductivo y en la mortalidad de los individuos de la zona.

Según ha informado el Departamento de Territorio y Sostenibilidad, el ejemplar liberado es un macho de entre nueve y diez años de edad, tiene un peso aproximado de 205 kilos y ha sido bautizado como Goiat, una palabra que, en la variante pallaresa, significa chico joven o soltero.

El traslado de Goiat ha estado monitorizado en todo momento por un equipo técnico, formado por nueve personas, que ha custodiado el animal desde su captura y lo ha transportado por carretera en las condiciones más adecuadas hasta que lo han liberado en terrenos del Parque Natural leridano.

El oso liberado lleva crotales en las orejas para facilitar su identificación en libertad, y también le han instalado emisores convencionales en los oídos, además de un collar emisor GPS que permitirá ubicarlo en todo momento y obtener mucha información sobre sus desplazamientos, hábitos y comportamiento.

Asimismo, se le han tomado muestras para poder obtener su ADN y poder saber así en el futuro si se ha reproducido.

Cuando se agoten las baterías de los emisores, el oso se localizará mediante el seguimiento convencional, es decir, con los rastros dejados por el animal en sus desplazamientos habituales, como excrementos, huellas, pelos y otros indicios, además del trampeo fotográfico.

El oso pardo es una especie que a mediados de los años 90 estuvo a punto de extinguirse en los Pirineos, cuando sólo quedó un reducto de población en la zona atlántica, entre Francia, Navarra y Aragón.

La extinción habría representado, entre otros aspectos, la pérdida de una pieza básica en el ecosistema, y por ello, durante la segunda mitad de esa década, se desarrolló un programa LIFE, coordinado entre Francia y España, con Navarra, Aragón y Cataluña, para la reintroducción de esta especie.

Así, en 1996 se introdujeron dos hembras, Ziva y Melba, y en 1997 un macho, Pyros, todos procedentes de Eslovenia.

El origen fue seleccionado atendiendo estudios que demuestran que los osos balcánicos, del sur de Escandinavia, y los del sur y oeste de Europa pertenecen a una única línea genética, que se explica por el hecho de que se produjo un refugio durante la última glaciación en el sur de Europa. Estos ejemplares se adaptaron y tuvieron cachorros en la zona.

Actualmente se estima que en los Pirineos centrales viven entre 30 y 35 osos, de los cuales siete son machos adultos y diez hembras adultas, en edad reproductora.

Pyros, que ya tiene 27 años y se acerca a la senectud, se ha reproducido en 16 ocasiones entre 1997 y 2016 con seis hembras diferentes, y ha tenido 28 hijos conocidos. EFE